DestacadasNacionales

El Senado rechazó la legalización del aborto

La votación, que se realizó a las 2:45 horas de la madrugada, fue de 38 votos contra 31. La ley de interrupción voluntaria del embarazo no se podrá discutir, al menos, hasta 2019.

El Senado rechazó por 38 votos a 31 el proyecto de legalización del aborto en medio de una marea verde que movilizó a millones de personas en todo el país. El cambio cultural que dejó claro el debate, y la multitud comprometida, prefiguran que la aprobación es solo cuestión de tiempo.

Tras casi 17 horas de debate y mientras en la calle millones de mujeres reclamaban bajo la lluvia por el fin del aborto clandestino y la ampliación de sus derechos, el Senado rechazó el proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo que contaba con media sanción de Diputados. En las afueras del Congreso festejaban los pocos “celestes” que quedaban al momento de la votación, cerca de las 3 de la mañana, que no llegaban ni a la quinta parte del sector nucleado en torno a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. El resultado no arrojó demasiadas sorpresas: el rechazo contabilizó 38 votos y el sí, 31. Hubo una ausente por licencia por embarazo (Eugenia Catalfamo) y dos abstenciones.

La jornada, que había comenzado tensa pero fría, fue tomando temperatura con el correr de las horas. La vicepresidenta Gabriela Michetti, fuera de micrófono, llamó “pelotudo” al presidente del interbloque Cambiemos, Luis Naidenoff, que le pedía ser flexible con los tiempos de las exposiciones. El salteño Rodolfo Urtubey debió aclarar sus dichos sobre los abortos realizados en caso violación luego de que la mendocina Anabel Fernández Sagasti los calificara como “una bestialidad de la época de las cavernas”. Hubo discursos vehementes como los de Beatriz Mirkin, Pino Solanas y Miguel Pichetto. Otros fueron más emotivos como el de Gladys González, que llegó hasta las lágrimas.

“La realidad nos indica que hoy no estamos discutiendo aborto sí, aborto no. No hay aquí un bando a favor de la vida y otro a favor de la muerte. Lo que se discute aquí es terminar con el aborto clandestino y las muertes que se producen. Aún sin ley, ellas, las mujeres, algunas mujeres, ante un aborto no deseado seguirán entregándose a un pseudocirujano o a un curandero arriesgando su vida. Esa es la realidad que nos interpela. ¿Qué hacemos nosotros ante esta realidad?”, planteó Guastavino.

Dalmacio Mera, senador por Catamarca y presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, defendió su rechazo al proyecto. Hizo hincapié en la invalidez -según su criterio- de la media sanción de Diputados.

“Este proyecto prescribe que el aborto no es delito hasta la semana 14, lo deja a expensas de la simple voluntad de la mujer o de la persona gestante, no he podido escuchar en el debate qué sustancia mágica o qué proceso biológico se provoca en la semana 14 para que una vida valga más o menos a partir de ese momento preciso”, desarrolló.

“Hay vida, hay vida. No leí nada sobre el valor incremental de la vida. ¿Vale más un joven que un viejo? No lo encontré en ninguna legislación el valor gradual de la vida”, complementó.

Pasadas las 13 h, el salteño Rodolfo Urtubey (Justicialista) consignó que “el aborto es una cuestión en la que se entrecruzan todas las grandes cuestiones de la humanidad”, contó que estaba en contra del “aborto libre, discrecional y sin causas” y consideró que “el debate correcto es por el aborto con causa”.

La entrerriana Sigrid Kunath (Justicialista), luciendo un pañuelo verde en la muñeca izquierda, adelantó su “acompañamiento” al proyecto, resaltó la “cantidad enorme de gente movilizada” en los últimos meses y subrayó que “este tema, más allá del resultado que arroje la votación, queda incorporado a la agenda de políticas públicas”.

Seguidamente, Magdalena Solari Quintana (bloque Misiones) se expresó “en contra de la legalización del aborto” porque “es inconstitucional” y evaluó que “evidentemente, es ideológico el tema para los que están a favor”. “Para mí es absoluto el derecho a la vida desde la concepción”, sintetizó.

El senador José Ojeda (PJ – Tierra del Fuego), reveló inicialmente que “una senadora” le pidió que “cambiara” su voto favorable a la iniciativa en debate, subrayó que “el Estado no puede mirar hacia otro lado en esta problemática” y puso de relieve que es “padre de tres hijas y no les aconsejaría practicarse una aborto“. No obstante, reiteró su apoyo al proyecto y dirigiéndose a los que esperan el resultado afuera del Congreso pidió que tomen el resultado de la votación “en paz y con calma”.

Luego la santiagueña Ada Iturrez de Cappellini (Frente Cívico por Santiago) fue contundente en manifestarse “en contra de esta media sanción que viene de Diputados y que intenta promover el aborto y no fomentar el nacimiento” y leyó una carta que le hizo llegar un chico de su provincia diciéndole que “recuerde que el aborto es un homicidio y le pido que salve las dos vidas”. “Este voto no es contra de nadie sino a favor de la vida. Es mi convicción y de la mayoría de los santiagueños”, resaltó.

El 14º legislador que expuso sobre el proyecto de Interrupción Voluntaria de Embarazo fue el senador Julio Catalán Magni (Tierra del Fuego – PJ), quien se manifestó a favor del proyecto en revisión y lamentó que no prosperara en el plenario de comisiones el intento de modificarlo, ya que eso “daba la luz necesaria para poder ser convertida en ley”. Al respecto, consideró que “uno no puede negar una realidad que existe y la debe abordar con toda la fuerza del Estado” y que “no pasa hoy porque uno esté en contra de la vida o no esté a favor de las dos vidas: estamos hablando claramente de aborto legal y aborto ilegal”. “La sociedad pide que la política esté más cerca de la realidad”, agregó.

A continuación, la formoseña María Teresa González (PJ) sostuvo que “mi voto es en contra” y que insistía en “que seguimos apostando por la vida, por los nuevos soñadores de esta Patria argentina”. Además, subrayó que “no es solo una problemática de salud pública” sino “una problemática interdisciplinaria” y que “es a través de políticas públicas -de manera interdisciplinaria- que se tiene que actuar y trabajar a corto, mediano y largo plazo”. En ese sentido, detalló que “es en esas políticas públicas que tenemos que centrarnos y volcar todo el presupuesto, incluyendo educación sexual y salud pública integral”.

La senadora Nancy González (Chubut – FpV) afirmó: “Estoy a favor de esta ley para que las mujeres puedan decidir por su derecho, que no haya más mujeres que mueran por hacerse abortos clandestinos y que no haya más hijos huérfanos por hacerse un aborto clandestino, pero no estoy a favor del aborto”. “Con este proyecto de ley estamos ampliando la democracia”, consideró a continuación e informó que “la estadística que tenemos es que las mujeres pobres son las que abortan y mueren”. “Queremos que todas las mujeres tengan los mismos derechos”, concluyó.

En tanto, su par Miriam Boyadjian (Tierra del Fuego – Movimiento Popular Fueguino) informó que no acompaña esta iniciativa y recordó que “siempre he trabajado por avanzar en los derechos de las mujeres” pero “creo que acá se está negando y ocultando uno de los derechos: la presunción a la vida”. En ese sentido, destacó que “el valor jurídico que acá tenemos que defender es la vida misma, y la debemos resguardar”, que no concuerda “con la teoría de progresividad aplicada al derecho a la vida” y que “este proyecto también vulnera la constitución de 13 provincias”. “La verdadera deuda de la democracia es promover un cambio cultural y para eso necesitamos un Estado presente, del cual somos parte”, finalizó.

La tucumana Beatriz Mirkin (PJ) comenzó su discurso explicando: “Yo voy a acompañar este proyecto de ley porque no me permitieron acompañar el dictamen, que no alcanzó los 27 votos” y que “también intenté plantear un proyecto nuevo pero acá todo es ‘no’”. “La verdad es que acá en Argentina se aborta clandestino y también se aborta en los sanatorios”, resumió y expresó:

“No estoy a favor, lo que no quiero es que siga ocurriendo”, para luego reflexionar que “tenemos que informar, proveer recursos, ponderar la salud, la maternidad en serio”. “Creo que tenemos que ampliar posibilidades, no restringirlas: la ley no obliga a ninguna mujer a abortar, obliga al Estado a hacer lo que tiene que hacer para que no haya más abortos clandestinos en Argentina”.

El mendocino Julio Cobos (UCR), quien advirtió que “hay que ser tolerantes con la opinión de cada uno”,recalcó que no se puede “modificar la Constitución con una ley”, recordó que la Carta Magna contempla “el comienzo de la vida desde la concepción” y concluyó adelantando que “no voy a acompañar este proyecto de ley que estamos discutiendo”.

El representante del PRO de Misiones, Humberto Schiavoni, destacó que el del aborto es “un tema de salud pública”, resaltó el “debate histórico” en la materia que se registró en los último meses y de inmediato brindó datos específicos de lo que sucede en su provincia que, según dijo, “es la de mayor cantidad de embarazos en la Argentina”. “Legalizar el aborto no significa obligar a nadie a abortar”, aseguró para de inmediato anticipar que apoyará “la despenalización y la legalización del aborto”.

Posteriormente, la chaqueña María Inés Pilatti Vergara (FPV) criticó “a los falsos intérpretes de la Iglesia” que se oponen enérgicamente, contó lo que sucede puntualmente en su provincia natal y dirigiéndose a sus pares contrarios a la ley les dijo: “sepan que con su decisión dejan solas a miles de mujeres que sigan decidiendo practicarse un aborto”.

Gerardo Montenegro (Frente Popular – Santiago del Estero) indicó que “la muerte de un niño por nacer no puede ser la solución de un embarazo no deseado”, abogó para que la educación sobre la materia “no provenga solo desde el Estado sino también desde las familias” y adelantó que votará en contra, “en defensa de la vida desde la concepción”.

En tanto, el senador por el Movimiento Popular Neuquino, Guillermo Pereyra, consideró que se hubiera evitado “poner en manos del Congreso de la Nación” el tema en discusión “si previamente se hubiera convocado a un plebiscito para que la sociedad se pronunciara” en la materia. Anunció que votará “a favor, con algunas observaciones en particular” referidas a “la que penaliza a los profesionales e instituciones que se nieguen a practicar un aborto y la de llevar de 14 a 12 semanas” el tiempo máximo para que se pueda interrumpir un embarazo.

Hay anotados más de 60 oradores. Se cree que la votación será cerca de la medianoche.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker
A %d blogueros les gusta esto: