DestacadasLocales

Bravo quiere volver en 2019

El exintendente de 25 de Mayo, David Bravo, desafió el procesamiento por el delito de trata de personas en un cabaré.  Arrancó la campaña. Sus ambiciones para el año próximo. ¿Se vuelca al macrismo?

El exintendente de 25 de Mayo, David Bravo, está en campaña para volver en 2019. Desafiando el reciente procesamiento por el delito de trata de personas en un cabaré de su pueblo, que lo llevará a un nuevo juicio oral y público, comenzó a recorrer los barrios más humildes de la localidad del oeste provincia. Es el primer paso en su ambición de regresar al cargo que le arrebataron en la elección de 2015, luego de sus problemas judiciales y varias gestiones fuertemente cuestionadas, durante las que sorteó varios pedidos de intervención.

El desdoblamiento de las elecciones provinciales de las nacionales y, por consiguiente, el adelantamiento del cronograma electoral, movilizó al polémico ex intendente. Bravo arrastra una condena por abuso de poder por habilitar en forma irregular otro cabaré y otras causas en curso en la justicia provincial. Fue intendente durante dos gestiones: entre 2007 y 2015.

Por lo pronto, hace tres semanas, junto a Nicanor Romero, encabezó una recorrida por los barrios La Esperanza y Los Hornos. El gesto representa también una reconciliación política de ambos, ya que Romero había sido viceintendente bravista, luego se distanció y en la interna de 2015 compitió como precandidato a la intendencia por el PRO. No está claro si Bravo se acerca al macrismo o si Romero se alejó de esa fuerza.

De todos modos, ambos difundieron que en esa recorrida varias familias les comentaron que la pasan “muy mal” y se sienten “olvidadas”. También anunciaron que convocarán a una reunión de afiliados y simpatizantes del Movimiento. Y alertaron que los indicadores de pobreza, desempleo y necesidades crecieron desde diciembre de 2015 en el pueblo

Por otra parte, Bravo volvió a hablar en público y rompió el silencio que había sumido después de perder la comuna. El mismo día que se conoció el procesamiento por del delito de trata de personas que firmó la jueza Federal, María Gabriela Marrón, apareció en una entrevista de una FM local.

Pero prefirió no dar explicaciones sobre esa acusación judicial y priorizar el relanzamiento de su carrera política. “Estas cuestiones que tienen que ver con la parte legal, no me van a detener, en absoluto”,desafió, en una entrevista que concedió a Miguel Villablanca, director de Radio Municipal durante su gestión.

En una amable conversación, Bravo utilizó los micrófonos para blanquear su propósito de recuperar la intendencia en las elecciones del año próximo. Criticó la gestión del actual jefe comunal, Abel Abeldano. “Pensaban que gobernar era seguir hablando mal de Bravo. En algún momento algunos le creyeron, hasta el año también. Pero ya no. No tienen idea de lo que hacen ni de la responsabilidad que tienen. Les van a caer denuncias en camiones”, disparó.

Además, el exintendente apuntó sus dardos hacia el gobierno provincial. “No tiene la culpa el chancho sino quién le da de comer”, dijo. Y acusó a la provincia de no apoyar a la localidad y de anunciar la construcción apena de diez viviendas sociales, cuando hay “mil anotados” en lista de espera.

“Nosotros venimos a tratar de terminar de realizar cuestiones que tienen que ver con políticas colectivas, con un estado municipal presente”, remarcó, en pose de candidato. “No pierdan la paciencia -aconsejó a los vecinos-, eso no nos va a conducir a nada. Pero tampoco pierdan la esperanza porque hay gente que se preocupa y ocupa de lo que pasa. Nuestra preocupación y del grupo de gente que nos acompaña va a ser presentar una propuesta para un pueblo que se siente postergado”.

También repitió que las actuales autoridades “les mintieron en la cara” a los vecinos. “La gente fue engañada y se fue desilusionando, ajenos y propios, muchos se han bajado de ese colectivo. Eso me lleva a redoblar la apuesta. Estas cuestiones que tienen que ver con la parte legal no me van a detener, en absoluto”, remarcó.

“Siempre están presentes en mi. Siempre estaré si hay que decidirse para engrandecer a 25 de Mayo, un pueblo que tenemos que condenar al éxito. Defendemos los intereses de 25 de mayo, si eso molesta, lo haremos primero como corresponde, por la razón, y cuando no sea por la razón, será por la fuerza”, aclaró, en tono amenazante.

En una frase que pareció atender a la posibilidad de que aparezca alguna inhabilitación legal para ser candidato antes de las elecciones, dijo: “Lo que me preocupa y me seguirá preocupando de acá en más, es un pueblo más próspero y con mayor inclusión social, independientemente de quién represente lafuerza política del Movimiento en el 2019”.

“Sabemos que fuimos castigados, defenestrados, injuriados y calumniados. Pero no pierdo la esperanza de que seamos un pueblo más soberano, más justo, sobre todo teniendo en cuenta que los que mandan son los que viven en 25 de Mayo. Ese es mi mensaje, tenemos que renovar la esperanza”, concluyó.

El procesamiento

El exintendente David Bravo fue procesado el 30 de julio pasado por la jueza subrogante Gabriela Marrón. Está acusado de partícipe necesario del delito de trata de personas en un cabaré de 25 de Mayo e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Bravo había otorgado en octubre de 2008 una licencia comercial al cabaré “Venus”. El 29 de septiembre de 2010 promulgó una ordenanza que prohibió la habilitación de cabarés en la localidad porque encubrían la trata con fines de explotación sexual. Sin embargo, volvió a habilitar ese local en enero de 2011, con otro nombre, “Resto Bar Karibian”, hasta el 31 de diciembre de 2012.

“Sin su participación no se hubiera podido llevar a cabo el ilícito, en tanto que desde la posición de poder que su cargo le confería, realizó un aporte necesario para la consumación delictiva y el mantenimiento del ilícito en el tiempo en perjuicio de las mujeres sometidas a explotación sexual. Con su complicidad “Venus”/ “Karibian” funcionó bajo un aparente manto de legalidad que de otro modo no hubiera podido concretarse”, señaló la jueza en el procesamiento.

Condena cumplida

Bravo ya había sido condenado en otro juicio relacionado a un cabaré. En ese caso, por el delito de abuso de autoridad, recibió siete meses de prisión en suspenso y catorce de inhabilitación para ejercer cargos públicos. Bravo habilitó en forma irregular el cabaret El Rancho. Allí se prostituía a mujeres y la justicia federal condenó a prisión al proxeneta y tratante Javier Ulrich.

La condena de Bravo quedó firme por decisión de la Corte Suprema de Justicia en febrero de 2016. Esto implicaría que la inhabilitación para ejercer cargos públicos durante 14 meses ya habría cesado

 

Artículos Relacionados

3 thoughts on “Bravo quiere volver en 2019”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker
A %d blogueros les gusta esto: