DestacadasLocales

Secuestro de Ariel Zille. Primer caso de secuestro extorsivo en la región

 

El secuestro del hijo del empresario pampeano, que fue liberado entre Neuquén y Plottier, llegaría a debate oral y público en pocos días más. El hecho se produjo el 11 de diciembre de 2008 en Catriel.

El primer caso de secuestro extorsivo de la región se juzga en el Tribunal Oral Federal (TOF) de Neuquén . Mientras la víctima relató el calvario que padeció, uno de los imputados dijo que se trató de un autosecuestro.

La noche del 11 de diciembre de 2008 Ariel Zille fue a la casa de su amigo Alejandro Alemani, en Catriel, para tomar algo y pasar el rato. De pronto dos hombres llegaron, uno lo redujo, golpeó y lo encerró y el otro bajo amenazas lo subió a un vehículo.

En ese auto lo trajeron a Neuquén donde lo mantuvieron cautivo por casi un día, en el que le exigieron a su padre un rescate de u$s500.000.

En la noche del 12 Zille fue liberado en el límite entre Plottier y Neuquén, mientras su padre era guiado de un lugar a otro, hasta que terminó pagando el rescate en el barrio Melipal.

El padre de Zille, un empresario de 25 de Mayo La Pampa que se dedica a la venta de maquinarias para el rubro petrolero y agropecuario, pagó un rescate de $1.000.000 de y u$s150.000.

La investigación dio con tres hombres vinculados al caso: los dos que habrían ingresado a la casa, el que llamaba pidiendo el rescate y el amigo que lo invitó a su casa, quien está imputado como partícipe necesario. La fiscal María Cristina Beute sostiene que actuó como entregador.

Los investigadores tenían nombres de sospechosos que habían sido señalados en Neuquén por las llamativas compras que realizaron luego del secuestro. Pero la pista fina la aportó el análisis de los teléfonos.

El policía que hizo la tarea explicó ayer que “antes, durante el secuestro y después hubo comunicación constante entre los imputados. Alemani se comunicó con quien para nosotros es el secuestrador unas cien veces antes de esa noche.
Los análisis telefónicos tuvieron dos sucesos clave: durante el secuestro quien llamaba a Zille –habría sido Rosas– colocó su chip en el teléfono de la víctima y desde ese equipo llamó a otros miembros de la banda.

“Hubo un trabajo de preparación, compraron los equipos días antes y todos dejaron de funcionar al día siguiente menos uno”, contó el policía pampeano. Reveló que el segundo dato fuerte provino de esa línea dado que quien lo usaba compró una costosa moto en Buenos Aires y dio su nombre y dirección para el envío.

Esas voces fueron peritadas y permitieron armar la red de contactos. Junto a Rosas y Alemani están imputados Monsalve y Merillán, a quien la víctima reconoció como el conductor del auto.

¿A dónde fue el botín?
$ 1.500.000
pagaron por el rescate, de los cuales sólo se logró recuperar una mínima cantidad. Los dólares desaparecieron.  (Río Negro)

 

zille-secuestro

 

pauta 2020 toay - Secuestro de Ariel Zille. Primer caso de secuestro extorsivo en la región
Tarjeta_Joven-071218

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close