DestacadasLocales

Casa de Piedra: Buzos pampeanos se suman a la búsqueda de los pescadores

La información fue confirmada a El Diario por el subjefe de la UR-IV, Alberto Fix. Es porque se retiraron los que pertenecían a Prefectura, lo que generó malestar entre los familiares. También colaborarán buzos de los bomberos de Chipoletti.

Un grupo de buzos del Grupo Especial de la Policía de La Pampa y de los bomberos de la ciudad de Chipoletti se sumarán a la búsqueda de los pescadores rionegrinos desaparecidos en el lago Casa de Piedra, y reemplazarán a los expertos de Prefectura que decidieron abandonar esa tarea y provocaron un fuerte malestar entre los familiares de las víctimas.

La información fue confirmada ayer a El Diario por el comisario inspector Alberto Fix, segundo jefe de la Unidad Regional IV, con asiento en 25 de Mayo. “Se está haciendo todo lo humanamente posible…pero hay que reconocer que se está haciendo una búsqueda a ciegas porque abajo el agua es marrón, es oscura, no se ve nada. Se busca directamente al tanteo y eso es realmente muy peligroso”, destacó el uniformado.

Fix participó de una reunión con el fiscal del caso y los diferentes organismo afectados a la búsqueda de Darío Aranguez (31) y Moisés Durán (44), quiénes desaparecieron el pasado 30 de septiembre después de embarcarse para pescar. El miércoles 2 de octubre fue hallado el cuerpo de Eduardo Aranguez (52).

“Cada organismo expuso ante el fiscal qué es lo que hizo en la búsqueda y qué resultados obtuvo….estuvo Prefectura, Gendarmería, bomberos, policías, todos. Se hizo un reconto de todo el trabajo realizado porque el fiscal quería entrevistarse con los familiares y explicarles detalladamente todo”, resaltó el comisario inspector Fix.

– ¿Cuál fue el análisis respecto al trabajo de los buzos, que ahora decidieron retirarse y generaron malestar entre los familiares?
– Yo creo que se está haciendo todo lo humanamente posible…pero hay que reconocer que se está haciendo una búsqueda a ciegas porque abajo el agua es marrón, es oscura, no se ve nada. Se busca directamente al tanteo y eso es realmente muy peligroso. Muy peligro para los buzos porque abajo además hay ramas, restos de viviendas y de todo un poco porque no nos olvidemos que toda esa zona cuando se creó el lago se inundó a propósito.

– ¿Hay posibilidad de que reemplacen a esos buzos?
– Si, si…tengo entendido que hoy mismo (por ayer) o ahora en el inicio de la semana se van a sumar buzos de los bomberos de Chipoletti y del Grupo Especial de la Policía de La Pampa. Es un trabajo realmente muy difícil, porque además ni siquiera se puede pasar un gancho porque se enrieda en las ramas. De ahí viene esto que digo que la tarea de los buzos es riesgosa. Es arriesgada y por supuesto no queremos que pase otra tragedia.

– ¿Ustedes desde la Unidad Regional cuál es la tare que tienen a cargo?
– Nosotros somos auxiliares de la Justicia….y La Pampa tiene colaborando con todo a pesar de que la causa judicial está en Río Negro.

– ¿Es posible que en el corto plazo cese la búsqueda?
– No tenemos una fecha específica de cuándo cesaría la búsqueda. Creo que va a ser en un tiempo prudencial y que se van a agotar todas las instancias. En la reunión con el fiscal no se habló de nada respecto a esto.

Sin resultados

Hasta ahora, las tareas realizadas por los buzos de Bariloche y Neuquén, a cargo de Prefectura, fueron negativas. Según se dio a conocer, el trabajo implicaba diez días intensivos. Ya se cumplieron 18 y las condiciones climáticas, sobre todo los fuertes vientos, dificultaron la búsqueda.

Al no surgir resultados los buzos se retiraron y dijeron esperarán las tareas a realizar por los canes adiestrados en rastreo cadavérico, para regresar y buscar en los lugares que sean marcados. Ahora, posiblemente, con la incorporación de los buzos de Chipoletti y de la Policía de La Pampa, esos trabajos queden a cargo de estos últimos.
Luego de conocerse la determinación de que los buzos se marchaban de Casa de Piedra, familiares de los pescadores convocaron a una marcha que se realizó el sábado por la tarde frente a la Fiscalía de Catriel.

Los pescadores desaparecieron el pasado 30 de septiembre. El primer mal presentimiento surgió cuando en la noche del martes 1º de octubre los pescadores no arribaron a Catriel a ver el clásico River-Boca, como habían programado.

Ese mismo día, un grupo de ellos viajó al lugar donde se encontró la camioneta y tres salvavidas, entre otros elementos. El miércoles decidió hacer la denuncia ante la Policía. A las pocas horas, luego de que se activara el protocolo, fue hallado el cuerpo de Eduardo Aranguez (52).

De acuerdo a lo que estiman los investigadores, los pescadores ingresaron al lago desde el puesto Ñanculeo en la zona conocida como La Rinconada, que está a unos 60 kilómetros al este de Catriel.

En el lugar trabajan desde aquel día policías de Río Negro y La Pampa, la Justicia de ambas provincias, bomberos de Catriel y 25 de Mayo, y Defensa Civil de La Pampa. También un avión, un drone, tres lanchas y cuatro camionetas, una particular de Bomberos y una Traffic. Son unas 30 personas en total, con la ayuda de una ecosonda y una cámara sumergible.

Una de las sospechas más firmes que tienen es que los cuerpos puedan estar atrapados en el fondo del lago.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
A %d blogueros les gusta esto: