DestacadasProvinciales

Crianceros del oeste reclaman ayuda: “No podemos esperar más”

General Pico (Agencia) – El pasado sábado alrededor de 100 familias rurales del oeste pampeano, organizados por la Cooperativa La Comunitaria, el MTE y UTEP, mantuvieron una asamblea para delinear acciones para el 2020. Adelantaron que insistirán en el pedido de ayuda al Gobierno Provincial en temas que hacen a la producción de chivos, como la mortandad de animales por la acción del puma y la imposibilidad de concretar ventas al frigorífico de Santa Isabel, por la falta de acuerdo en el precio.

Los crianceros y crianceras que participaron de la asamblea en la localidad de Santa Isabel pertenecen a los departamentos de Puelén, Limay Mahuida, Chalileo, Chical Co, Curacó y Loventué. La producción principal de la cooperativa que los nuclea es la cría de chivas y venta de cabritos. Venden unas 8000 cabezas al año, una gran producción en el oeste pampeano, que afronta grandes dificultades.

Los productores destacan entre los problemas que enfrentan a diario al puma, que aseguran arruina a las familias con sus grandes matanzas de chivas. Y denuncian en tal sentido que “no vemos ninguna acción del Gobierno para resolver este tema y nos preocupa mucho”.

Advierten sobre la problemática que “lejos estamos de querer eliminar al puma”, pero demandan que “el Gobierno pague al productor por cada chiva muerta. No corresponde a los campesinos financiar las políticas de protección -y control, o no- de fauna”.

En cuanto a la venta de cabritos, sobre una producción en la región de 8000 cabezas al año, gran parte en la zona de Santa Isabel, los crianceros denuncian que “ni uno solo hemos podido vender en el frigorífico local, propiedad del Gobierno Provincial desde hace años. Es necesario lograr un acuerdo de precios justos para poder utilizar el frigorífico. Esto beneficiaría a todos y solucionaría muchos problemas de comercialización”.

También destacaron que, con respecto a la solicitud de ayuda por el maíz, “no logramos ser recibidos por ninguna autoridad provincial pese a las notas y pedidos formales que hicimos a lo largo del 2019”.

Por otra parte, detallaron como otra problemática de las familias puesteras la falta de refugios de chivas, para lo cual ya fueron elaboradas propuestas y pedidos.

Costos y tierras

Los productores indicaron también que las heladeras a gas y sus altos costos de arreglo, y la falta de mayor capacidad de las pantallas solares y conversores eléctricos para pasar a refrigeración eléctrica, también son una gran limitante en la conservación de alimentos y producción. A su vez, requieren apoyo en infraestructura para recolección de agua bebible.

Agregaron que “nuestras familias también necesitan acceder a mayores extensiones de tierras, para que la cría sustentable de chivas sea sin molestar a vecinos que se dedican a otro tipo de producción. Nuestras familias originarias, con el paso de las generaciones, van perdiendo hectáreas y siguen sin ser reconocidas. Necesitamos políticas públicas que nos permitan acceder a tierras ociosas de la región”.

Comentaron por otra parte que “nos seguimos organizando para encontrar nuevos canales de venta y mejorar la comercialización de nuestras conservas, quesos y artesanías, ya que contamos con una producción de mucho volumen y calidad. No podemos permitir que nos sigan pagando poco y no reconociendo el valor de nuestra producción”.

Para finalizar, los productores de la zona ratificaron su lucha por todos los ríos pampeanos, diciéndole no al proyecto Portezuelo del Viento. Pero aclararon que “cuando luchamos por los ríos y por el Atuel, debemos luchar y apoyar a las familias campesinas costeras del seco caudal del Atuel y el escaso Salado

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close