DestacadasProvinciales

Dieron de alta al primer caso de COVID-19 en La Pampa

Se trasladó a su domicilio particular, donde seguirá con el aislamiento obligatorio. “Recibo una atención de excelencia”, le había dicho a El Diario.

A través del Ministerio de Salud, el Gobierno Provincial dio a conocer que el primer paciente diagnosticado con COVID-19 en la provincia fue “externado” a su domicilio particular.

Desde el Hospital Lucio Molas informaron que en el día de la fecha el paciente se encuentra “afebril, saturación 95% en buen estado general y en condiciones de alta”.

A las 15:30 horas fue trasladado a su domicilio donde permanecerá con cuidados y aislamiento social obligatorio. El paciente regresó del exterior el pasado 16 de marzo, realizando un aislamiento social voluntario, el día 20 presentó sintomatología, el 24 se confirmó el diagnóstico y fue internado horas más tarde. Hoy se encuentra en situación de alta.

Ayer había mantenido una charla telefónica con El Diario. “Lo único que te puedo decir es que estoy perfectamente bien, y que estoy recibiendo una atención de excelencia. Esto la verdad es una cosa superior. Científicamente no puedo decir cómo estoy, me hicieron un nuevo hisopado y ahora estamos esperando los resultados”, sostuvo.

Por pedido de la familia, su nombre y apellido no es publicado para preservar su identidad. “Cuando llegamos estábamos todos perfectamente. Y a mí a los dos días me dio un poco de fiebre. Nada del otro mundo, pasé de tener 36,8 a 38,7. Por un rato con unos picos, digamos. Así que ahí nomás me internaron y acá quedé”, resaltó.

El hombre viajó a Europa a principios de marzo con su esposa y una pareja amiga, quienes -salvo su mujer- también dieron “positivo” de COVID-19 unos días después de haber arribado a la provincia. Ayer, la otra mujer fue dada de alta.

El viaje estaba programado para 12 días más, pero decidieron regresar ni bien comenzó a masificarse la circulación de la pandemia. “Decidimos pedir la reprogramación de los vuelos y volver a casa”, contó.

El santarroseño, de 71 años y jubilado, tiene una sospecha de cómo se pudieron haber contagiado. “Estuvimos en un crucero y no advertimos ninguna situación rara. Después cuando llegamos al aeropuerto de Barajas ahí la situación fue diferente porque la cantidad de gente que circula por ahí es enorme. Hay muchas escaleras mecánicas para trasladarse y uno no tiene otra manera de no tocarlas. Calculo que ahí debe haber estado el contagio”, especuló.

– ¿Qué hicieron ni bien arribaron al país?, le consultó El Diario.
– Hicimos las cosas a conciencia.. Recogimos las maletas, nos subimos a mi auto, viajamos, llegamos acá, entramos el auto al garaje y ahí quedó.

– También se comunicaron con las autoridades de Salud y dieron aviso de que venían de afuera del país.
– Sí, por supuesto. Y tuvimos la prudencia de no tener contacto con nadie. Ni siquiera con nuestros hijos. Nos encerramos en casa y de ahí no salimos. De parte nuestra no hubo circulación de ninguna clase.

– Bastante diferente de la actitud que han tenido otras personas, incluso aquellas que hoy no respetan ni el aislamiento.
– Lo que pasa es que eso va en el criterio de cada uno. Nosotros sabíamos que teníamos que seguir un protocolo y así lo hicimos. Lo más lógico era hacer eso, es lo que corresponde. Tal es así que incluso mi esposa está muy bien, sin síntomas de ningún tipo, pero cumpliendo con la cuarentena sin tener contacto con nadie.

– ¿Cómo ha sido hasta ahora la atención ahí en el hospital?
– Acá la atención, los insumos, la preocupación, el calor humano, todo… La verdad que todo es más que loable.

– ¿Había viajado en otras oportunidades afuera del país?
– Sí, sí. Lo hemos hecho antes.

– Debe tener un panorama entonces de toda esta cuestión, de la Salud Pública y demás.
– Yo la verdad es que gracias a Dios de las veces que salí afuera nunca necesité de ninguna atención médica, de ninguna clase. Lo que sí he visto grandes hospitales, que parecen hoteles cinco estrellas, pero siempre fue de afuera. Lo que sí te puedo decir, porque lo estoy comprobando, que la Salud Pública es la Pampa es palabra mayor, en todos los aspectos. Y cuando digo esto no me refiero al ministro de Salud, ni al gobernador porque no los conozco, esa es la verdad… Ahora, la gente, los profesionales que están atendiendo a los pacientes me parece fuera de toda lógica, de excelentísima calidad.

– ¿Cuándo viajaron ustedes y cuándo regresaron?
– Nosotros salimos el 4 de marzo y volvimos el 16. La verdad es que el viaje era más largo, íbamos a seguir el viaje por 12 días más, pero cuando empezó todo esto surgieron comentarios que iban a cerrar aeropuertos, entonces decidimos pedir la reprogramación de los vuelos y volver a casa.

– ¿Tiene alguna sospecha de cómo se pudieron haber contagiado?
– Yo lo que te puedo asegurar es que la gente que tuvimos alrededor nadie pareció tener ningún tipo de síntomas. Estuvimos en un crucero y no advertimos ninguna situación rara. Tomamos siempre todas las precauciones necesarias. Después, cuando llegamos al aeropuerto de Barajas, ahí la situación fue diferente porque la cantidad de gente que circula por ahí es enorme. Había gente con barbijos, nosotros guardamos las distancias correspondientes, pero ahí hay muchas escaleras mecánicas para trasladarse donde uno no tiene otra manera de no tocarlas. Calculo que ahí debe haber estado el contagio, en algún contacto de esa naturaleza. Es más que lógico tener un roce con esas escaleras al trasladarse en un lugar tan grande.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
A %d blogueros les gusta esto: