DestacadasProvinciales

“Estaba decidido a matarme porque ya había obtenido su bienestar económico”

8 / 100

En la segunda parte de la entrevista exclusiva con El diario, la joven acusada de envenenar a su pareja detalló la actividad como prestamista del policía Gabriel Páez Albornoz. Contó además que se enteró de un hijo extramatrimonial del policía.

Además de deslizar la insistente hipótesis del suicidio, Yanina Coronel -la joven acusada de envenenar a su pareja, el policía Grabriel Páez Albornoz- lanzó duras acusaciones sobre supuestas actividades “ilegales” que realizada el uniformado: dijo qu era “prestamista” y que la “obligaba” a “elaborar y firmar los pagarés”.

“Estaba decidido a matarme porque ya había obtenido su bienestar económico”, dijo en la entrevista exclusiva que mantuvo con El Diario. Además, contó que mientras estuvo internado “no preguntó por el hijo, pero si por los créditos… para saber si habían pagado”

Gabriel Páez Albornoz estuvo internado hasta ayer en el Hospital Lucio Molas, luego de ingerir un licuado que contenía un poderoso insecticida: metomil. Por ese hecho, Coronel está acusada de intento de homicidio doblemente agravado.

En la primera parte de la entrevista con este diario, publicada en la edición de ayer, la joven detalló las diferentes situaciones de violencia que atravesó durante su relación de pareja, que incluyeron amenazas, violencia física y económica.

Esta última comenzó con a finales de 2019, cuando Páez Albornoz “vendió un auto que teníamos, un Peugeot, para que yo no me pudiera mover”.  Con esa decisión, según la joven, continuaba las “maniobras de control” que ejercía sobre ella.

“Siempre me fue limitando en todo, reuniones con amigas, encuentros sociales, gimnasio, control total. A cada rato, aun cuando estaba trabajando”, dijo Coronel.

Pagarés

Con relación a las supuestas actividades de “prestamista” de Páez Albornoz, Coronel reveló que “me obligada a hacer los pagarés, están todos escritos a mi nombre y usaba la cuenta a mi nombre para cobrar algunas cuotas”. Y detalló que “por lo general, le daba a policías y familias de policías los créditos. Los montos van de 10.000 hasta 200.000 pesos”.

“Los cobros los hacía yo o salíamos juntos. Los que no eran de acá o no podían traer la plata, hacían transferencias a una cuenta a mi nombre”, admitió la joven.

yanina coronel 29

El “negocio” funcionaba para el policía y, según Coronel, “tenía su casa, su auto, una camioneta, otro terreno que estábamos pagando desde 2018. Incluso una moto que compró con plata de los créditos, que aún no está transferida”. Agregó que “él estaba decidido a matarme porque ya había obtenido su bienestar económico”.

En el marco de las amenazas de muerte, Coronel no descartó la hipótesis del suicidio porque su pareja “amenazaba con matarse y matarme a mí, pero no se animaba a usar el arma”.

Coronel aún no declaró en la causa, pero -tal como se publicó en la edición de ayer- confió ante El Diario su versión de los hechos. “Yo lo preparé (al licuado) y lo probé. Después él llegó, estuvo acá con la botella y se fue”, relató la joven.

¿Un hijo extramatrimonial?

Una situación desconocida para Yanina Coronel surgió de la entrevista realizada por la Oficina de la Mujer y Violencia Doméstica del Poder Judicial.

La joven contó a El Diario que “una de las psicólogas sociales me preguntó si yo sabía del hijo de Gabriel que había aparecido. Les dije que no sabía de que me hablaban”.

La novedad se produjo el pasado 13 de septiembre, cuando las autoridades de la Jefatura de la Policía comunicaron el deceso del policía Gabriel Páez Albornoz. Posteriormente, pidieron disculpas públicas por el grave error.

Ese día, “una mujer apareció a reclamar por un hijo que tenía con Gabriel. Yo no se más nada, ni la edad, si es más chico a mas grande que el que tenemos juntos”, completó Coronel.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba