DestacadasNacionales

La pobreza en la Argentina aumentó al 42% al cierre de 2020

11 / 100

La pobreza en la Argentina aumentó al 42% de la población en el segundo semestre de 2020, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), en medio de una crisis económica profundizada por la pandemia de coronavirus. El porcentaje equivale a 19 millones de personas. De esta forma, en el año de la pandemia 3 millones de habitantes argentinos pasaron a ser considerados pobres.

Con respecto al primer semestre de 2020, se registró un aumento de 1,1 puntos, mientras que la indigencia -que comprende a las personas cuyos ingresos no alcanzan para comprar el mínimo de comida para la subsistencia- se mantuvo en 10,5%, en el mismo valor para el conjunto de la población.

De acuerdo con las mediciones oficiales, en los 31 aglomerados urbanos, se encuentran por debajo de la línea de pobreza 2.926.890 hogares que incluyen a 12.000.998 personas, aunque si esta cifra es proyectada a todo el país se eleva a alrededor de 19 millones.

El INDEC señaló que dentro de ese conjunto, 720.678 hogares se encuentran por debajo de la línea de indigencia, e incluyen a 3.007.177 personas indigentes, esto es el 10,5% de la población.

Según las cifras oficiales, a fines de 2020, el ingreso total familiar promedio de los hogares pobres fue de $29.567, mientras la Canasta Básica Total promedio del mismo grupo de hogares alcanzó los $50.854, por lo que la brecha se ubicó en 41,9%, el valor más alto de la serie por quinto semestre consecutivo.

Por otro lado, como ya se advertía en informes anteriores, los niños y niñas son los más afectados por la pobreza. Según el informe, el 57,7% de los menores 14 años viven en esas condiciones y el mayor crecimiento de pobreza con relación al semestre anterior se observó en este grupo, con un aumento de 1,4 puntos porcentuales.

El organismo también detalló el porcentaje de pobreza en las diferentes regiones del país. La región con mayor incidencia de la pobreza en el segundo semestre de 2020 fue el Gran Buenos Aires con un 44,3% y la de menor, la Patagonia con el 35,2%.

Según analistas la cifra registró un impacto menor al esperado producto de las políticas asistenciales del Gobierno como el IFE, el ATP o la Tarjeta Alimentar y por la reactivación económica que comenzó a notarse desde fines del año pasado.

“Hubo un primer semestre con un trimestre prepandémico y uno muy crítico y el segundo semestre se compone de dos trimestres de cierta recuperación de los indicadores laborales y sociales, pero todavía no al nivel previo a la crisis”, explicó Sol Minoldo, Doctora en Ciencias Sociales, Investigadora de Conicet, en diálogo con Ámbito Financiero.

En sintonía, Agustín Salvia, Director del Observatorio de Deuda Social de la UCA analizó que “el 42% constituye un promedio de dos situaciones distintas, un tercer trimestre con niveles de 39% de pobreza que incluyo el IFE, el aguinaldos de julio y las ayudas sociales y un cuarto trimestre con un 45%” sin programas sociales aunque con una recuperación económica”.

Agregó que durante el último trimestre, “ya no están los primeros programas sociales adicionales y la inflación golpeó fuertemente en un contexto en donde el empleo se reactivó, no se recuperó el empleo perdido, más aun se precarizó aún más el empleo perdido”.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
A %d blogueros les gusta esto: