DestacadasProvinciales

Policía envenenado: Yanina Coronel era víctima de violencia de género

5 / 100

Eso dice el informe de los peritos del Poder Judicial en relación a los años de convivencia con el policía Gabriel Páez Albornoz. También hubo violencia institucional porque el Estado no atendió sus denuncias.

Un informe de la Oficina de la Mujer y Violencia Doméstica del Poder Judicial concluyó que Yanina Alexandra Coronel, la mujer que está acusada de intento de homicidio de su pareja, fue víctima de violencia de género durante los años de relación que mantuvo con Gabriel Páez Albornoz.

Además, la pericia psicológica y psiquiátrica que realizaron profesionales del Poder Judicial dictaminó que Coronel “comprende la criminalidad de sus actos y puede dirigir sus acciones”. “No presenta patología psiquiátrica” y los rasgos de su personalidad “no indican predisposición a la agresividad y/o a actos impulsivos”.

El equipo interdisciplinario de la Oficina de la Mujer del Poder Judicial entrevistó a Coronel y emitió un informe en el que describe la relación que mantuvo con Páez Albornoz.

“Se trataría de una situación de Violencia de Género, en el tipo Psicológico-Emocional-Verbal, Sexual, Físico, Económico-Patrimonial, Ambiental y Simbólico, en un contexto de Violencia Familiar, en el marco de un vínculo de pareja de 13 años, con el agravante de la no aceptación por parte del Sr. de la ruptura del vínculo. Surge además como víctima de esta situación el hijo de la pareja, niño de 5 años”, asegura la pericia.

Agrega que “a partir de lo evaluado, esta Unidad considera que la situación de Violencia de Género descripta se da además con una modalidad de violencia vicaria, entendida como aquella violencia que se ejerce hacia lxs hijxs para dañar a la mujer”.

Desde esa dependencia, además, remarcaron el “contexto de Violencia Institucional al que habría estado expuesta la entrevistada, teniendo en cuenta los múltiples pedidos de ayuda que la misma habría realizado en diversos organismos estatales, los cuales no habrían garantizado con su accionar la protección de la misma”. Hacen referencia a los reiterados pedidos de ayuda que habría realizado con llamados a la Policía, a la Unidad Funcional de Género y Niñez de la Policía, un llamado a las autoridades de la Jefatura de Policía o ante la Secretaría de la Mujer.

El informe menciona que “en los últimos 15 días aproximadamente los episodios de violencia emocional-psicológica-verbal se darían en forma diaria y continua durante el transcurso del día y de la noche, con episodios además de violencia física. Circunstancias en las cuales el Sr. la amenazaría con matarla a ella, a miembros de su familia, al niño, haría alusión permanente al arma de fuego, la cual utilizaría además para intimidarla y la dejaría sobre la mesa. También le impediría por diversos medios que la misma pudiese pedir ayuda; emerge en este sentido una situación de encierro”.

“Se desprenden del relato las secuelas y/o signos que afectarían a la entrevistada, compatibles con la violencia de género padecida: dificultades para dormir en el último tiempo, falta de apetito, estado de alerta permanente, angustia y llanto reiterado a solas, miedo a que su pareja la dañe a ella y/o a su familia, estado de desesperación y terror”, detalla el informe.

En cuanto a la pericia que realizaron el psiquiatra Camilo Muñoz y la psicóloga Virginia Carretero, del Poder Judicial, el informe concluye que “de la evaluación realizada surge que la periciada no presenta Patología Psiquiátrica. La examinada no demanda tratamiento psicológico y no requiere tratamiento psiquiátrico. Comprende la criminalidad de sus actos y puede dirigir sus acciones”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba