DestacadasNacionales

Sexo en los jóvenes de la pospandemia: de la distorsión del deseo a la disminución de las relaciones sexuales

13 / 100

El aumento del consumo de pornografía y los cuerpos perfectos que allí abundan, hacen que muchos desarrollen fobias y eviten el contacto corporal. Expertos explican por qué el confinamiento vivido y el boom del sexting influyen en este comportamiento.

Distorsionado. Quizás esta sea la palabra que mejor define según los expertos a cómo queda el deseo luego de una serie de variables que, combinadas, pueden llevar a cientos de miles de jóvenes a modificar por completo el devenir sexual en su forma más saludable. La peligrosa sumatoria se presenta así: pandemia + encierro + angustia + pornografía + redes sociales. El resultado de la cuenta habla de menos relaciones sexuales y más encuentros virtuales.

Esta situación no tiene nada que ver con ser asexuado, ni con una militancia anti sexo. No: se trata, por definirlo de alguna manera, de un deseo adormecido, que se acostumbra a ese camino distorsionado sin un rumbo claro, que incluso puede acrecentar una tendencia que tiene que ver con la curiosidad de vivir relaciones y encuentros entre el mismo género. En este caso, también comienza y se puede mantener de forma virtual.

En medio de todo esto, la pornografía que junto a las redes y la mensajería instantánea, termina de dinamitar el encuentro físico de dos personas para tener relaciones sexuales. “Suelen tener ante sus ojos cuerpos perfectos, con explicaciones a veces distorsionadas por actuaciones a veces estereotipadas y con estigmas de género”, comienza resumiendo Sandra Magirena, médica ginecóloga y sexóloga.

sexopan a

Las redes amenazan el encuentro sexual
El desarrollo sexual de los jóvenes y adolescentes es un proceso complejo de por sí. Los expertos sostienen que está influenciado por múltiples sistemas que se interrelacionan. Sin dudas, entre ellos, variables como la Internet o la propia pandemia, pueden actuar sobre las relaciones sexuales de los jóvenes, muchas veces, de forma negativa. Aunque, si se quiere también, más libre.

Es en este devenir donde surge la curiosidad de tener sexo entre el mismo género. “Hoy los jóvenes viven su sexualidad de manera más libre, abierta y sin tantos prejuicios a la hora de conectar con sus identidades. Hoy ser varón o ser mujer ya no es lo mismo que hace unos años y la heterosexualidad monogámica está fuertemente cuestionada”, dice Magirena.

Ahora bien, ¿cómo impactan las redes sociales en el comportamiento sexual? ¿Alejan los encuentros? “Podríamos hablar de Netsex, o comportamiento sexual en línea, que en este nuevo paradigma generan modificaciones en las conductas sin calificarlas de buenas o malas, ahí están y generan otro tipo de presiones en las normas de los grupos de pares de los jóvenes donde hay una fuerte tendencia a cumplir expectativas exitosas con resultados positivos”, analiza Magirena.

“Por otro lado las libertades de expresión de los cuerpos hace que se bajen los pruritos de exposición, las figuras, la estética, los pelos, el borramiento de lo binario, aunque esto a veces producirá choques con lo que las normativas de las redes expone y/o propone”, agrega.

Magirena analiza los comportamientos en línea (ya sean receptivos o interactivos) que estén relacionados con el sexo. Dice que tienen el potencial de alterar las percepciones de los adolescentes sobre lo que es común y aceptado. “La virtualidad propone una construcción idealizada de modelos que solo se construyen en base a uno o dos de los sentidos”, explica. Según las especialista hay dos caras de las redes sociales:

*Ventajas: despliegue de creatividad e innovación; desarrollo social en forma grupal; proceso de desarrollo de identidad; conexión con individuos con ideas afines; visibilización de problemáticas sociales que suelen ocultarse.

*Desventajas: el Grooming; el Sexting; el Ciberbullying; el Vamping; el Phubbing y el Gaming Disorder.

Mirta Goldstein, psicoanalista de parejas y familia y Secretaria Científica de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), dice sobre las redes sociales: “La tecnología consume libido, energía psíquica o carga el aparato psíquico de ansiedad. Entonces en algunos casos desexializa y en otros empuja al desenfreno de la actividad sexual”.

sexopan b

Pandemia: aumento de pornografía y fobias al contacto

Con todo el estrés y la incertidumbre de la pandemia, el 2020 no ha sido un año especialmente excepcional en cuanto a la intimidad se refiere.

Un estudio del Instituto Kinsey sobre el impacto del COVID-19 en la calidad marital encontró que el 24 por ciento de las personas casadas informaron tener relaciones sexuales con menos frecuencia que antes de la pandemia, y el 17 por ciento de las mujeres informaron una disminución en la satisfacción sexual y emocional desde que comenzó la pandemia.

Otro estudio sugirió que un tercio de las parejas estaban experimentando conflictos relacionados con la pandemia y que muchas de sus vidas sexuales estaban viéndose afectadas.

En una encuesta de poco más de 9.000 personas de NBC News, solo el 24% dijo que el brote de coronavirus había afectado positivamente sus vidas sexuales (28% eran neutrales y 47% dijo que los había afectado negativamente).

En el caso de los jóvenes el escenario no es muy distinto. “Tenemos efectos de confinamiento y efectos de pandemia que no son los mismos. El encierro trae aumento de la masturbación y la pornografía, y la pandemia fobias al contacto que a su vez puede aumentar la masturbación”, analiza Goldstein.

sexopan c

“La pornografía pasa a ser la escuela del sexo”, define Magirena. “Donde sabemos que aún hoy los estereotipos de modelos sexistas siguen vigentes y donde las mujeres seguimos siendo estigmatizadas”, completa la especialista.

“Los jóvenes hoy tienen libre acceso a mucha información, pero esto no implica la toma de conciencia. Estar información no es sinónimo de ser pensante. Googlear, importar ideas, frases hechas, repetir acciones, salidas fáciles, no es lo mismo que evaluar, comparar, dudar, deducir, crear, cuestionar, argumentar, oponerse”, grafica Magirena.

Respecto de la pregunta de si los jóvenes le temen o no las relaciones con el mismo sexo, Goldstein dice que “hay relaciones sociales, amistosas, y hay relaciones sexuales. Con lo cual si bien toda relación sexual es social, no toda relación social es sexual”. En relación con esto, apunta: “En muchos casos el varón se angustia ante la mujer. Pero el género “queer” puede transitar por objetos de sexo distinto y esa es su normalidad. El queer transita por goces diferentes. En la pospandemia que aún no llegó, cada quien se reubica respecto de su modo privilegiado de gozar”.

Con respecto al queer, Goldstein dice asegura que estamos visualizando este género. “Son disidentes que en otras épocas estaban ocultos por los prejuicios y discriminación. LTGBQ son modalidades de vivir la sexualidad. Una modalidad o género más son los asexuales, es decir levantados muchos prejuicios y ocultamientos, aparecen diferentes goces”, explica la psicóloga.

sexopan d

“La adolescencia en general refleja los cambios de paradigmas sociales vigentes, y hoy en día sin duda, la diversidad sexual, ocupa el centro atención en lo que a temas de sexualidad se refiere, es por ello que lo veremos reflejado en al conducta y vivencia da los adolescentes hoy. Hay mayor libertad en la expresión del género, aceptación de lo no binario, y la deconstrucción de lo heteronormativo como modelo sexual”, dice por su parte Magirena.

¿Cómo se modifica el cortejo a la hora del encuentro en línea? Magirena señala una interesante diferencia. “En la vida real, la otra persona es de carne y hueso, las experiencias se viven con los 5 sentidos, la vida misma tiene sentido. En la vida virtual todo está explícito, solo vemos y oímos, el lenguaje corporal se ve parcializado, nada es misterio, no hay intimidad”, dice.

Y sigue: “Hoy tenemos adolescentes que son nativos digitales, esto quiere decir que no conciben la vida, sino que es a través de una pantalla. El sexting es la modalidad de cortejo virtual por excelencia y muchas veces no se mide las consecuencias de dicha exposición. El aislamiento, la soledad en el cuarto que ya no es la misma que cuando nosotros éramos adolescentes, abre un mundo sin límites, sin posibilidad de dejar volar la imaginación. Todo está allí, sin filtros, sin la posibilidad de que se deje volar la imaginación”.

La sexóloga Magirena recibe una serie de consultas que grafica el escenario actual de los jóvenes y el sexo. “Vienen jóvenes milenials con dificultades a la hora del encuentro con un otro, la ansiedad dominando el escenario, eyaculación precoz , problemas de erección, dificultades para tener orgasmos y sequedad vaginal Sí, ¡a los 20 años”, exclama.

Y cierra: “Son adolescentes que les cuesta tocar sus cuerpos que les cuesta explorarse pareciera hoy algo increíble. La ansiedad domina la escena porque el mundo digital es ansiógeno, todo es rápido, el texto, la comida, la vida circula a una velocidad que para el encuentro sexual es un tóxico de primer nivel”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba