DestacadasLocales

Usarán la reserva de Casa de Piedra por la crisis hídrica

4 / 100

El Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) anunciará una serie de medidas en las próximas horas para afrontar la grave crisis hídrica. Entre ellas estará la utilización de la reserva de Casa de Piedra y la solicitud al Consejo de Gobierno para que se reúnan los gobernadores y acuerden las medidas a tomar.
El río Colorado registra actualmente su caudal más bajo en los últimos 103 años. Sobre un derrame histórico de 4.800 hectómetros, el río arrastra actualmente unos 1.200 hectómetros, lo que pronostica la bajante más importante de su historia.
Ante la «extrema escasez hídrica», fuentes ligadas al Comité señalaron que estamos «en el peor año» y que por estos motivos se tomarán una serie de definiciones en las próximas horas. Según pudo saber LA ARENA, una de ellas será hacer uso de la reserva de Casa de Piedra, que se estima que estará por debajo de los 269 metros sobre el nivel del mar, la cota más baja desde su creación en la década del 90.
Por otro lado, se asegurará el agua para el consumo humano. «Esto va a ser una prioridad», remarcaron las fuentes consultadas.

Gobernadores.
Tal como informó este diario, los delegados de Coirco mantuvieron una reunión días atrás ante la oferta de agua más baja de las últimas décadas, debido a que el Colorado lleva 13 años de sequía ininterrumpida y su caudal bajó a partir de 2019, de 4.800 a 1.200 hectómetros cúbicos.
En ese marco, se resolvió pedirle al presidente del Comité que convoque a una reunión del Consejo de Gobierno, órgano máximo de dirección está integrado por el ministro de Interior (Wado de Pedro) y los gobernadores de las cinco provincias condóminas: Buenos Aires, La Pampa, Río Negro, Neuquén y Mendoza.
Al respecto, este diario pudo confirmar que hoy se hará oficial la convocatoria para que los gobernadores y el ministro de Nación acuerden una fecha y se reúna para abordar la grave situación del río. El objetivo de dicha reunión será acordar si se dicta la emergencia y elaborar políticas públicas de manera conjunta para afrontar la crisis.

Emergencia.
Conocidos los informes hidrológicos que muestran al río Colorado en su peor bajante histórica, La Pampa aguarda los resultados de la reunión del Coirco con presencia de los cinco gobernadores y el ministro de Interior para avanzar en la adopción de medidas paliativas contra la sequía pronosticada para la próxima temporada.
Mientras tanto, Neuquén decretó ayer «la emergencia hídrica, por seis meses (prorrogable por un período similar) en todo el territorio neuquino, a partir de la crisis generada por el bajo caudal de los ríos producto de la sequía».
Mediante un decreto, el gobernador Omar Gutiérrez dispuso un presupuesto de 800 millones de pesos para desarrollar «obras que garanticen el agua para consumo y riego» y advirtió que la región enfrenta «uno de los registros más bajos de la cuenca del río Limay en los últimos 15 años, con precipitaciones por debajo de los niveles que permiten el desarrollo productivo y la irrigación».
Además de declarar la emergencia, la administración neuquina «está articulando distintos proyectos de inversión a partir de un mapa de obras que están diseñando los municipios y las zonas rurales, en conjunto con Recursos Hídricos, el EPAS y la actividad privada y pública de la provincia y Nación», agregó.

Toda la región.
La medida adoptada ayer en Neuquén es una consecuencia de la resolución implementada hace quince días por la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), que declaró el estado de emergencia hídrica en la región, debido a una persistente situación sequía que se prolonga ya por más de una década, hasta llegar este año a su punto más crítico. La AIC recomendó a las provincias de Buenos Aires, Río Negro y Neuquén adoptar medidas «para adecuar la operación de los embalses al objetivo prioritario de garantizar la disponibilidad de agua para los usos aguas abajo, y profundizando la vigilancia climática en previsión de la aparición de eventos máximos».

En la cuenca.
Del mismo modo, el río Colorado enfrenta una crisis hídrica muy importante, con los registros de caudal más bajos en un siglo, provocando que el inicio de la temporada de riego haya comenzado en La Pampa «con la mitad del aporte de agua a que estaba acostumbrados» los productores para esta época del año.
Aunque ya estudian diversas medidas para garantizar el agua de consumo humano y los niveles mínimos necesarios en los emprendimientos bajo riego, antes de adoptar alguna medida las autoridades pampeanas esperarán los resultados de una reunión del Consejo de Gobierno del Coirco, que evaluará la situación y podría declarar la emergencia hídrica en toda la cuenca.

Toman muestras de agua
Desde la Dirección de Investigación Hídrica realizaron un nuevo muestreo ecobiológico, dentro del programa de monitoreo de la Cuenca Hídrica Don Tomás, Bajo Giuliani y áreas de conexiones hídricas. El objetivo es determinar variaciones en la calidad del agua y los niveles bacteriológicos.
En conjunto con la Subsecretaría de Ambiente, las comunas de Toay y Santa Rosa, y la UNLPam, la extracción de muestras en la laguna Don Tomás se realizó en los seis puntos especialmente seleccionados del cuenco, denominados «Chile», «Villa Parque», «Canotaje», «Muelle», «Náutico» y «Cruz». A su vez, en el Bajo Giuliani se recolectaron muestras en los seis sitios establecidos oportunamente dentro del cuenco, para lo cual se contó con la colaboración de la Dirección de Defensa Civil, que puso a disposición una embarcación.
«El objetivo de los muestreos es evaluar como varía la calidad del agua, tanto en la laguna Don Tomás como en el Bajo Giuliani», indicaron y precisaron que «en esta campaña se determinarán niveles bacteriológicos, además de la toma de parámetros de campo, sumados al muestreo estacional (invierno) de físico químico, organofosforados y organoclorados, metales pesados en sedimentos y agua. Las muestras fueron receptadas bajo los protocolos previstos hasta su entrega final al laboratorio».

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba